COMO PREVENIR EL CÁNCER DE PIEL

CÁNCER DE PIEL

Los rayos de sol “bien utilizados” pueden ser unos grandes aliados para beneficiarse enteramente de las acciones destacables sobre la salud que tienen estos poderosos agentes naturales. Pero en algunos casos, hay consecuencias lamentables por no saber exponer la piel a los rayos solares creando cuadros patológicos serios como la insolación o, en extremo, el terrible cáncer de piel. Con el desprendimiento cada vez más rápido y alarmante de la capa de ozono, es claro que disfrutar de una buena asoleada no es lo mismo que hace unos años. Por tal motivo, se hace necesario establecer unos parámetros convenientes para evitar este terrible mal sobre el órgano más grande de nuestro cuerpo.

Cuando vayamos a salir, procuremos hacerlo utilizando ropas frescas que absorban bien el calor y nos permitan sudar con naturalidad sobre todo en las horas de mayor concentración luminosa. De esta manera podemos asegurar que el proceso de exposición al sol no será traumático, sino que nos ayudará a sentirnos seguros de nosotros mismos y además no sentiremos opresión ni mucho menos un excesivo acaloramiento. También es importante protegernos de vez en cuando con alguna cachucha o sombrero cómodo para que la piel de la cabeza no se agriete, porque es claro el sol también puede afectar negativamente nuestro cuero cabelludo.

El cáncer de piel por exposición al sol también se puede prevenir utilizando cremas especiales con un nivel de protección adecuado para cada edad. Aunque es cierto que son más recomendables estos productos cuando se sale de paseo o de baño, es verdad que aplicarse un poco antes de por ejemplo a hacer una diligencia normal no está de más y puede, además de ayudarnos a prevenirnos mejor contra los rayos solares, a brindar una mejor apariencia a nuestro exterior. En las ocasiones en que salgamos a hacer ejercicio, por supuesto la escogencia de la ropa adecuada es un factor importante para que podamos disfrutar del sol sin inconveniente alguno.

Cuando nos bronceemos, procuremos no estar tumbados en una misma posición todo el tiempo dejando que el astro nos ilumine, sino que rotemos de posición de vez en cuando teniendo en cuenta de aplicar el bronceador de tal manera que quede uniformemente aplicado sobre la piel. No dejemos manchas ni residuos desagradables, y siempre protejamos nuestros ojos con unas muy buenas gafas y de ser posible, un sombrero. También hidratémonos bastante antes de tomar el sol, ya sea que nos bronceemos o salgamos, y así podemos evitar con éxito el cáncer de piel.

Cafeína y ejercicio, una combinación que puede prevenir el cáncer de piel

(NC&T) Según el Instituto Oncológico Nacional de Estados Unidos, el cáncer de piel inducido por la luz solar es el más frecuente en esa nación, con más de un millón de casos nuevos cada año. Un equipo de investigación en Rutgers, Universidad del Estado de New Jersey, ha demostrado que una combinación de ejercicio y un poco de cafeína protege contra el efecto destructivo de la radiación ultravioleta-B (UVB) del Sol, reconocida como inductora de cáncer de piel. La cafeína y el ejercicio aparentemente conspiran para matar las células precancerosas en las que el ADN ha sido dañado por los rayos UVB.

Grupos de ratones sin pelo, en los cuales su desprotegida piel es más vulnerable al Sol, fueron objeto de prueba en los experimentos. En éstos, un grupo bebió agua con cafeína (el equivalente en humanos a una o dos tazas de café al día), otro efectuó ejercicios voluntariamente en una rueda, mientras que un tercer grupo hizo ambas cosas, beber agua con cafeína y hacer ejercicio. Un cuarto grupo, que se utilizó como control, no hizo ejercicio ni ingirió cafeína. Todos los ratones fueron expuestos a lámparas que generaban radiación UVB que daña el ADN de las células de la piel.

La muerte celular programada, también conocida como apoptosis, es una forma mediante la cual las células con el ADN gravemente dañado se suicidan, en este caso, las células dañadas por la UVB. Si en una célula dañada por la radiación solar se desencadena la apoptosis, su progreso hacia el cáncer será abortado.

Las diferencias entre los grupos en el grado de apoptosis celular generada como mecanismo defensivo ante los efectos cancerígenos de la UVB, resultaron notables.

Comparados con los animales del grupo de control expuestos a la UVB, los bebedores de cafeína mostraron aproximadamente un 95 por ciento de aumento en la apoptosis inducida ante la UVB, el grupo que hacía ejercicio mostró un 120 por ciento de aumento, mientras que los ratones que bebieron cafeína e hicieron ejercicio mostraron cerca de un 400 por ciento de aumento.

Sorprende esta última diferencia, y puede ser probablemente atribuida a una cierta clase de sinergia. Los investigadores tienen algunas ideas sobre los mecanismos que a nivel bioquímico podrían ser responsables de los efectos protectores del tándem cafeína-ejercicio, pero la naturaleza exacta de esa sinergia es por ahora un enigma.

PREVENCIÓN
La forma más importante de reducir el riesgo de desarrollar un cáncer de la piel no melanoma es evitar exponerse sin protección a los rayos solares y a otras fuentes de luz ultravioleta. La manera más sencilla de evitar la exposición excesiva a la luz ultravioleta es mantenerse alejado del sol y a la sombra siempre que sea posible.

Esto resulta particularmente importante al mediodía, cuando la luz ultravioleta es más intensa.

Protegerse con ropa , incluyendo una camisa y un sombrero de ala ancha. Por lo general, las telas de tejido apretado ofrecen la mejor protección contra el sol. Unas gafas de sol que ofrezcan una buena cobertura, con un porcentaje de absorción de rayos ultravioleta de un 99% a un 100%, protegen de forma óptima los ojos y el área de piel alrededor de los mismos.
Las cremas de protección solar con un factor de protección de factor 15 o más deberán usarse en áreas de la piel expuestas al sol, particularmente cuando la luz solar es intensa. Las personas de piel clara y las que se queman con facilidad deben aplicarse la loción antisolar.

Al aplicarse la loción, se deben seguir siempre las instrucciones. Para que ésta sea eficaz, debe aplicarse antes de exponerse al sol, y usarse en todas las áreas de piel expuestas a la luz solar. Muchas lociones antisolares pierden eficacia cuando la persona suda o nada, y deben volverse a aplicar para que ofrezcan el máximo de protección. Se debe usar loción aunque el día esté brumoso o el cielo esté cubierto de nubes ligeras o poco compactas, ya que la luz ultravioleta puede atravesarlas.
No se deben usar cabinas bronceadoras . La exposición excesiva a la luz ultravioleta puede aumentar el riesgo de desarrollar cáncer de la piel.
TIPOS
Existen muchos tipos de cáncer de piel no melanoma, pero hay dos que son los más comunes: el carcinoma basocelular y el carcinoma de células escamosas.

El carcinoma basocelular
(cáncer de células basales): Es un tumor de crecimiento lento. Es muy raro que un cáncer de células basales se extienda a partes distantes del cuerpo. No obstante, si un cáncer de células basales se deja sin tratar, puede extenderse a las áreas cercanas y afectar los huesos, así como otros tejidos de la piel. Después del tratamiento, el carcinoma basocelular puede reaparecer en el mismo lugar de la piel.
El carcinoma espinocelular
(carcinoma de células escamosas): Se desarrolla en las capas superiores de la epidermis, y representa alrededor del 20% de todos los casos de cáncer de la piel. Con frecuencia aparece en áreas del cuerpo expuestas al sol, tales como la cara, las orejas, el cuello, los labios y el dorso de las manos. También se puede desarrollar en cicatrices o úlceras de la piel en otras partes del cuerpo.
Otros tipos de cáncer de piel no melanoma, menos comunes que los anteriores son:

El sarcoma de Kaposi
: Se origina en la dermis, pero también puede formarse en los órganos internos. Suele desarrollarse en personas afectadas por el virus de inmunodeficiencia humana (VIH), o que sufren el síndrome de inmunodeficiencia adquirida (SIDA).
Linfoma
. La dermis contiene un número considerable de linfocitos (un tipo de células del sistema inmunológico). Cuando éstos se vuelven malignos, forman el linfoma. Aunque la mayoría de estos tipos de cáncer parecen originarse en los gánglios linfáticos o en los órganos internos, existen ciertos tipos de linfoma que se originan en la piel. El término médico “linfoma cutáneo primario” significa “linfoma que se ha originado en la piel”. El tipo de linfoma cutáneo primario más común es el linfoma cutáneo de células T, también llamado micosis fungoide.
Los sarcomas
: Se desarrollan a partir de las células del tejido conectivo, por lo general en tejidos que se encuentran a gran profundidad debajo de la piel. Con mucha menos frecuencia, éstos pueden producirse en la dermis y el tejido subcutáneo de la piel. Existen varios tipos de sarcoma que pueden desarrollarse en la piel, incluyendo el dermatofibrosarcoma protuberans y el angiosarcoma.
El carcinoma de células de Merkel
: Se desarrolla a partir de las células endocrinas de la piel. A menudo reaparecen después del tratamiento y se extienden a los ganglios linfáticos cercanos. También pueden propagarse a los órganos internos.

También existen los tumores benignos de la piel, la mayoría de los cuales no son cancerosos, y sólo en contadas ocasiones llegan a convertirse en cáncer. Entre estos tumores se encuentran la mayoría de los tipos de lunares, las queratosis seborreicas (manchas con relieve, de color marrón, café o negro con una textura “cerosa” o una superficie áspera), los hemangiomas (tumores benignos de los vasos sanguíneos), los lipomas (tumores blandos de las células adiposas benignas) y las verrugas (tumores de superficie áspera causados por un virus).

Enfermedades Precancerosas
La queratosis actínica. Es una condición precancerosa de la piel causada por la exposición a los rayos solares. Son pequeñas manchas ásperas que pueden ser de color rojo , rosado o del color de la piel. Suelen desarrollarse en la cara, las orejas, el dorso de las manos y los brazos de personas de edad mediana o mayores que tienen la piel clara, aunque también pueden aparecer en otras áreas de la piel expuestas al sol.

Generalmente, las personas que tengan una queratosis actínica desarrollarán muchas más. Suelen crecen lentamente y no causan más síntomas o signos que las manchas de la piel. Es posible, pero no común, que las queratosis actínicas se conviertan en cáncer de células escamosas. También con frecuencia desaparecen por sí solas, pero pueden volver a aparecer.
El carcinoma de células escamosas in situ o Enfermedad de Bowen : Es la forma más precoz del cáncer de piel de células escamosas. Las células de este cáncer se encuentran completamente dentro de la epidermis, y no se han extendido a la dermis. Se manifiesta en forma de manchas rojizas. Comparada con las queratosis actínicas, las manchas del carcinoma de células escamosas in situ suelen ser mayores, a menudo de más de ½ centímetro, de un rojo más intenso y son más escamosas y ásperas.

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: